EL TEXTO DRAMÁTICO: ESPERANDO AL ZURDO, DE CLIFFORD ODETS (Estados Unidos, 1906 – 1963)

La estrategia o razones del protagonista en esta escena resultan muy interesantes para analizar su esquema:

Antecedentes:

EDNA  y JOE son un matrimonio que vive en Nueva York, con dos hijos pequeños, durante la cris económica de los años treinta. Joe trabaja para una empresa de taxis como chófer y no gana lo suficiente para mantener a su familia. Desesperrado, apenas come y no para de trabajar.

Precedente inmediato: hoy, la que les vendió los pocos muebles que poseían se los ha llevado por falta de pago de los plazos que aún les quedaban. Edna ha tenido que acostar a los niños para que no se dieran cuenta de que no tenía nada que darles de cenar. La situación ha tocado fondo. No se puede aguantar más.

JOE.- ¿Dónde están los muebles?

EDNA.- Se los llevaron. No pagamos la cuota.

JOE.- ¿Cuándo?

EDNA.- A las tres.

JOE.- No pueden hacer eso.

EDNA.- ¿No pueden? Pero lo hicieron.

JOE.- ¡Desalmados! Ya habíamos pagado las tres cuartas partes.

EDNA.- El hombre dijo que volvieras a leer el contrato.

JOE.- Seguramente firmamos un contrato falso.

EDNA.- No. Es un contrato en regla. Y lo firmaste.

JOE.- No seas así, Edna.

EDNA.- No, Joe. Deja eso para el cine; a Clark Gable le pagaban kilos de plata por hacer eso.

JOE.- ¡Lindo hogar este! A uno no le dan ganas de volver a casa, ¡te lo juro!

EDNA.- ¿Quién tiene la culpa?

JOE.- ¡Vamos a empezar de nuevo?

EDNA.- ¿De qué quieres hablar? ¿De libros?

JOE.- Te voy a dar una cahetada.

EDNA.- No, no lo vas a hacer.

JOE.- Edna, escúchame; a veces me sacas de mis casillas.

EDNA.- Mírame, estoy muerta de risa.

JOE.- No me insultes, Edna. ¿Qué puedo hacer si la época es mala? ¿Qué diablos quieres que haga? ¿Que me tire al río?

EDNA.- ¡No grites! recién acosté a los niños para que no se den cuenta de que no hay cena. Y si no le arreglo los zapatos a Emmy, mañana no podrá ir al colegio. Por lo menos, déjala dormir.

JOE.- Querida, hoy trabajé toda la tarde… anduve cinco horas sin un pasajero. Es la crisis.

EDNA.- Cuéntaselo al de los muebles.

JOE.- El taxi marcaba 2,20. Edna, una mujer andaba con un perro y estaba algo borracha… me dio 25 centavos de propina ¡por equivocación! Escúchame, estamos llenos de oro.

EDNA.- ¿Sí? ¡Cuánto?

JOE.- Tomé un completo en una lechería: un dólar con cuatro.

EDNA.- Sí, mañana vence el segundo mes de alquiler.

JOE.- No me mires así, Edna.

EDNA.-No te estoy mirando. Estoy mirando a través de ti… Pensar que todo iba a ser tan lindo! Un chalecito junto al arroyo y rosas en primavera… Eres un fracasado, Joe. Y estás loco si crees que lo voy a soportar mucho más.

JOE.- Si pudiera, buscaría otro trabajo. Pero no hay trabajo… ¿No lo sabes?

EDNA.- Hemos tocado fondo. Es lo único que sé.

JOE.- ¿Qué puedo hacer?

EDNA.- ¿Quién es el hombre en esta casa? ¡Tú o yo?

JOE.- Esa no es un respuesta ¿Por qué no me ayudas? ¡Dios! ¿No me vas a ayudar? En todo el día no he tomado más que un café con leche. Yo también tengo hambre. me rompería las manos trabajando si…

EDNA.- Voy a abrir una lata de sardinas.

JOE.- No. Ahora me vas a decir qué es lo que quieres que haga.

EDNA.- No soy dios.

JOE.- Quisiera volver a los diez años y no tener que pensar el el próximo minuto.

EDNA.- Sí, pero no tienes diez años y tienes que pensar en el próximo minuto. Y tienes dos hijos durmiendo en la habitación de al lado. Y necesitan comida. Y ropa. Y zapatos. Durante cinco años me he pasado las noches despierta oyendo latir mi corazón… ¿Por qué no se juntan todos? ¿Por qué no hacen una huelga pidiendo aumento? Papá hizo una durante la guerra y le aumentaron. ¿No ves que me estoy volviendo una vieja bruja?

JOE.- Las huelgas no sirven.

EDNA.- ¿Quién lo dijo?

JOE.-Además, eso significa que mientras dure no ves un centavo. Y cuando se acaba, la compañía te despide.

EDNA.- Bueno, supongamos que te despiden ¿Qué pierdes?

JOE.- Ahora estamos sacando entre seis y siete dólares por semana.

EDNA.- Sí, el alquiler.

JOE.- Ya es algo, Edna.

EDNA.- No, no es algo. Si os van a seguir aplastando. Y os van a llegar a pagar tres o cuatro dólares por semana antes de que os deis cuenta. Y cuando ganes tres dólares por semana también vas a decir: ¡peor es nada!

JOE.- Hay demasiados taxis por las calles. Eso es lo que pasa.

EDNA.- ¡Pero grandísimo tonto! Deja que la compañía se preocupe por eso. ¿No te das cuenta de que si los txis no dieran dinero, los meterían en el garaje? O crees que la empresa funciona nada más que para pagarle el alquiler a Joe Mitchell.

JOE.- No entiendes nada de negocios, Edna.

EDNA.- No, pero entiendo esto: tu patrón nos está explotando a todos. Y no sólo a vosotros, sino también a vuestras mujeres y a vuestros hijos que van a crecer raquíticos y desnutridos. ¿No ves cómo los niños se resfrían continuamente? Parecen fantasmas. Betty no ha visto un pomelo en su vida. El otro día la llevé a la frutería y vió un cajón de pomelos y me preguntó: “¿Qué es eso?” Por Dios, Joe. ¿No comprendes que el mundo debe ser para todos?

JOE.- Los vas a despertar, Edna.

EDNA.- No me importa, si también te despierto a ti.

JOE.- Un hombre solo no puede hacer una huelga.

EDNA.- ¿Y quién dijo un hombre? Son muchos en esa porquería de sindicato que tienen

JOE.- El sindicato no es una porquería.

EDNA.- ¿No? ¿Qué hace? Cobra la mensualidad y te palmea en la espalda.

JOE.- Están haciendo planes.

EDNA.-¿Ah, sí? ¿Qué planes?

JOE.- No sé. No nos lo dicen.

EDNA.- ¿Así que esos hombres malos no le quieren contar al pobrecito de Joe los planecitos que tienen para el sindicato? ¿Pero qué es esto? ¿Una compañía de boy-scouts?

JOE.- Sabes muy bien que son pistoleros. Los que dirigen te meten cuatro tiros por una moneda de cinco.

EDNA.- ¿Y por qué aguantas eso?

JOE.- ¿No me quieres vervivo?

EDNA.- No… Me parece que no, Joe. Si no eres capaz de levantar un dedo para arregalar nuestra situación, entonces, no me importas.

JOE.- Pero… no compresdes querida…

EDNA.- ¡No me importa! Ni tú ni todos esos cobardes que no quieren pelear. ¡Que los maten y los hagan picadillo!

Bien, parecen claras las razones de los personajes: Edna quiere que todo acabe de una vez, Joe, no sabe qué hacer y, además, tiene mido. El final de la historia ya está escrito, claro. Pero como ejercicio, puedes profundizar por tu cuenta y encontrar posibles salidas a esta escena. ¿No crees que Edna es demasiado cruel con Joe? ¿Habrá alguna rón oculta? ¿Por qué está decidida a abandonarle? ¿Por qué no lo ha hecho antes? ¿Qué oculta Joe?

 ESPERANDO AL ZURDO, de Clofford Odets. (Ed. Quetzal, Argentina. Escena entre Joe y Edna)

La versión en pdf de la obra completa puedes encontrarla pinchando aquí.  Y una interpretación de esta escena la puedes ver pinchando aquí

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dramatizaciones, Lengua. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a EL TEXTO DRAMÁTICO: ESPERANDO AL ZURDO, DE CLIFFORD ODETS (Estados Unidos, 1906 – 1963)

  1. Eva Liliana Acebal dijo:

    Muy lindo todo, pero se vende al macaritismo,y como un buen sicario ,denuncia a sus colegas escritores.

    • Eva Liliana Acebal dijo:

      ¿ QUE ES PENDIENTE DE MODERACION ?

      • Creo que los comentarios deben ser aprobados por el autor del blog -moderador- antes de hacerse públicos, y yo no lo había hecho todavía.

        El texto lo he escogido por su valor dramático que permite trabajar en clase lo fundamental del teatro que es el conflicto entre los personajes, uno que quiere el cambio y otro que se resiste. También lo elegí porque vivimos una situación de crisis econónima que puede tener eco en esta escena, que por otra parte no cierra nada, no concluye nada, ¡ojalá pudiera escribirse pronto un final feliz!

        Gracias por seguirnos y participar con tus comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s