EL TEXTO DRAMÁTICO: ROCCO Y SUS HERMANOS, DE LUCHINO VISCONTI

Una nueva escena para analizar la escritura teatral y su interpretación.

Antecedentes: Son una familia de inmigrantes, formada por la madre y cuatro hermanos, que han dejado su pueblo para vivir en la ciudad. Viven en la miseria, pero juntos. Simón, el mayor, ha conseguido entrar en el mundo del boxeo y tiene como amante a NADIA, una prostituta. Últimamente, Nadia y ROCCO, el hermano menor, que ignora la relación de éstos, han salido juntos y se han enamorado. Simón, fracasado como boxeador y como amante, se ha juntado con cuatro amigos y ha sorprendido a la pareja, han sujetado a Rocco y violado a Nadia. Desde entonces, Nadia no ha vista a Rocco, aunque lo ha buscado por todas partes.  Al fin ha conseguido una cita con él en la Catedral de Milán. Se encuentran en una terraza, junto al campanario.

NADIA.- ¿Te he hecho esperar?

ROCCO.- No. He llegado hace poco.

NADIA.- Te agradezco que hayas venido.

ROCCO.- ¿Por qué has querido que nos volviésemos a ver?

NADIA.- Porque, porque yo… nosotros…

ROCCO.- No podemos volvernos a ver, Nadia.

NADIA.- ¿Por qué no debemos vernos más nosotros dos? En lugar de matar a tu hermano, ¿quieres matarme a mí?, ¿qué te he hecho yo? He esperado todos estos días hasta que aparecieses. Te he buscado por todas las partes. Y ahora me dices… que no debemos vernos más. ¡Qué ha ocurrido?

ROCCO.- ¿Por qué no me dijiste lo que había ocurrido con mi hermano?

NADIA.- ¿Qué te tenía que decir? Sabes muy bien todo. Con Simón ha ocurrido lo que con otros. No te he escondido nada. Sabías todo, no mientas. Te lo he dicho todo.

ROCCO.- Yo no sabía que Simón estuviese tan enamorado de ti. Sabía que algo había cambiado. Pero no había comprendido que ese algo fueses tú.

NADIA.- No es verdad.

ROCCO.- Sólo una persona desesperada puede hacer lo que hizo Simón la otra noche.

NADIA.- Sólo una persona vil y grosera como él.

ROCCO.- Yo… soy todavía una persona sencilla, nacida y crecida en un pueblo. Para mí, un hombre que traiciona a su hermano, le quita la mujer; y esto es imperdonable.

NADIA.- Si sigues hablando en ese tono me tiro desde aquí. Me mato, ¿entiendes? Me has persuadido de que mi vida estaba equivocada. Me has enseñado a quererte. Y ahora, de repente, por la canallada de un desgraciado, que ha querido mortificarte porque es un misierable, envidioso de ti, de todos… por la fanfarronada de ese cerdo, resulta que no es verdad nada. Lo que antes era bueno, lo que era santo, se convierte en pecado. No me siento culpable.

ROCCO.- Somos culpables, Nadia, yo más que tú. Debes volver con Simón.

NADIA.- ¿Eh?

ROCCO.- Simón sólo te tiene a ti. Tiene necesidad de ti o estará perdido. Eres su mujer.

NADIA.- Escúchame, querido. Admitamos que tu hermano tenga necesidad de mí. Pero, ¿no has pensado que yo cuento también? ¿Y ahora? ¿Cómo lo arreglamos?

ROCCO.- Creo que tú también quieres a Simón.

NADIA.- ¡Pero tú estás loco!¡Completamente loco!

ROCCO.- Has querido comenzar  conmigo otra vida. No hemos pensado que hacíamos daño a otras personas.

NADIA.- Si tuviera ganas de sermones iría a la iglesia. Rocco, escuchame, Rocco. Te quiero ¿Qué hago de todo este cariño? ¿Por qué has de atormentarme así?

ROCCO.- No puedo obligarte a volver con Simón. Pero te ruego, te suplico que vuelvas con él…

NADIA.- Te arrepentirás de esto ¡eh!, te arrepentirás. Y será demasiado tarde. Te odio. Te odio, ¡Dios mío!, ¡cuánto te odio!…

Pincha aquí para ver esta escena de la película ROCCO Y SUS HERMANOS, de Luchino Visconti (Milán, 1906 – Roma, 1976)

Siempre es conveniente un estudio más amplio y profundo de la obra desde nuestra perspectiva actual. Toda obra admite muchas interpretaciones. Los datos esenciales de la escena para poder generalizarla y conseguir su Fórmula son:

  • Los dos están unidos por el amor.
  • Existe una tercera persona, Simón, que representa lo opuesto para cada uno de ellos. Para ella el odio. Para él, el amor fraternal.
  • Según Rocco, la unión de ambos es imposible. Más aún, es algo injusto e indigno para con la tercera persona.

Así que, el protagonista quiere por una razón emocional y no secreta lo que el antagonista niega por una razón de principios, altruísta y no secreta. La actividad del antagonista sería reparar un agravio a una tercera persona. Seguro que conoces o se te ocurren diferentes escenas que tienen la misma fórmula.

Te propongo que redactes una situación nueva, de modo que el comportamiento de tus personajes esté relacionado con los personajes de esta escena.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dramatizaciones, Lengua. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s