MI VIAJE A CONIL DE LA FRONTERA

El día 10 de septiembre del 2012 nos fuimos de vacaciones a Conil de la frontera, un amigo mis tres hermanos y mi coche, un Hyundai sonata que se ofreció a llevarnos hasta allí. Tuvimos suerte de no olvidarnos nada puesto que los preparativos los dejamos para última hora.

Dado que más de 8 horas de viaje dan para mucho, hicimos un par de paradas para reponer energías, primero en Marmolejo (Córdoba) y después en Sevilla. En el viaje nos acompañó todo tipo de paisajes, desde las llanuras desiértas  y montañosas de Castilla la Mancha, hasta las autopistas floreadas y los inmensos campos de olivos Andaluces con sus particulares pueblos blancos relucientes al sol.

El tiempo que pasamos en Conil nos cubría una rutina muy apetecible, en la que combinábamos los largos paseos por aquellas playas de arenas desérticas, divisando el pueblo sobre un cerro de vistas exquisitas y espectaculares acantilados golpeados por la mar cuando la marea se hallaba alta.

Por la tarde-noche nos íbamos de tapeo y aprovechábamos para hacer vida social muy fácilmente gracias a las gentes tan abiertas que residen o visitan la ciudad.

Después de cenar, la noche transcurría rápidamente de pubs y discotecas de distintos ambientes donde elegir, aunque no no había problema, dado que siempre teníamos tiempo para visitar casi todos.

Hermes González

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Textos expositivos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s