UN VERANO INOLVIDABLE

Era una noche de verano exquisita. Alberto sentado en el césped esperaba a Marcos, Antonio, Lorena, Andrea, sus inseparables amigos de la infancia y a Carmen su novia. Sería el cumpleaños de Andrea el fin de semana siguiente así que querían hablar del tema, concretar el lugar, la comida, los regalos teniendo en cuenta que sus recursos económicos eran bastante limitados. Estando ya todos reunidos dijo Alberto:

-Mis padres no estarán en casa este fin de semana, se van de viaje por su aniversario.
-¡Genial Albertito! Entonces podemos hacer barbacoa en el patio y el que tenga mucho calor ¡Chapuzón en la piscina!, dijo Andrea.
-Buenísima idea, yo me encargo de de ir a la carnicería de mi padre, seguro que nos la deja a muy buen precio, Antonio y Marcos se ocuparán de la música y Carmen de la decoración y la tarta, que a ella se le da de maravilla la repostería.

Una vez que estaba todo decidido, se fueron a tomar unas cervezas al Pub del barrio donde conocen al Dj que pone la música que les gusta. Carmen, enamoradísima de Alberto, tenía una noticia que darle y no sabía cómo empezar si quiera. Mientras echaba un baile aprovechó para comentarlo y pedir consejo a Lorena y Andrea, pero justo cuando iba a contar la bomba apareció Marcos e interrumpió la conversación con su cómico baile de la hoja. Siguieron la fiesta y cuando terminó se fue cada uno a su casa. Carmen quería dormir con su novio como de costumbre, pero esta vez parecía diferente. Notó que Alberto lleva unos días muy raros, hasta el punto de decirle que él quería dormir solo.

En el transcurso de la semana, cada uno cumplió con sus obligaciones: trabajo, estudios…o no hacer nada, como era el caso de Antonio, un fiestero al que no le importa más que eso, la fiesta.

Llegó el día que Andrea cumplía 19 años, sábado 26 de Agosto de 2003. Todos habían cumplido con su tarea y la fiesta estaba lista. Empezaron a llegar los invitados, antiguos compañeros del colegio. Mientras, Carmen buscaba a Alberto para hablar con él, pero este seguía evadiéndola.

La fiesta continuó y todo estaba saliendo a pedir de boca. Andrea se lo estaba pasando en grande. Cuando van a cantar el cumpleaños feliz y soplar las velas, se dan cuenta de que Marcos y Alberto no están. Carmen preocupada decidió ir a buscarlos por toda la casa sin éxito, así que volvió a la fiesta y se sentó al borde de la piscina pensativa.

Se acabaron los hielos y Lorena fue a comprar más, a lo que Carmen se apuntó. Salieron de casa y en el aparcamiento sorprendieron a Marcos y Alberto besándose. Lorena paralizada, no puede moverse.

Carmen salió corriendo, cogió el coche y se fue tan deprisa y con tantos nervios que perdió el control del coche y se estampó con otro vehículo y murió en el acto. En su coche encontraron una prueba de embarazo positiva. Eso era lo que tanto deseaba contarle a su Alberto.

Tras su muerte, el fantasma de Carmen se aparece todas las noches en los sueños de Marcos y Alberto.

GERALDINE RAMÍREZ RAMÍREZ

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s